El Consejo de Estado condenó a la Nación por tortura psicológica, amenazas, exilios, interceptaciones ilegales y persecución contra la periodista Claudia Julieta Duque y su familia por parte del extinto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) entre 2001 y 2010.

El extinto DAS, (Departamento Administrativo de Seguridad), fue reconocido como el autor de estos actos en su contra.

Le puede interesar: Muere colombiana en Malta a quien le suministraron escopolamina en un bar

La Corte consideró graves estas situaciones y que, en efecto, no se trató de un caso aislado, por ser una “cadena de hechos delictivos cometidos durante meses, e incluso años”.

La periodista asegura que la sentencia habla sobre pruebas testimoniales recaudadas que permitían inferir una conducta delictiva sobre los exfuncionarios del DAS.

“En efecto, la anterior circunstancia fáctica revela una falta de control y extraordinaria permisividad por parte de la entidad demandada, sobre las conductas delictivas que se estaban realizando por parte de esos funcionarios dentro de la entidad, al punto de que los mismos directores generales estuvieron directamente involucrados, por lo que puede entenderse que se configuró una falla del servicio frente al control de personal e instrumentos de dotación oficial, los cuales eran utilizados en la comisión de actividades delictivas”, asegura el comunicado de Claudia Duque.

La periodista, y su familia sufrieron de la persecución entre los años 2001 a 2010, dentro de los cuales, tuvieron que recurrir a la protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Le recomendamos leer: No al Fracking: Ambientalistas y petroleros se pronuncian

Claudia Duque, al ser víctima de tortura sicológica por parte de exfuncionarios del DAS, sufrió como consecuencia “estrés postraumático crónico con características agudas asociado a manifestaciones ansiosas, depresivas y sicosomáticas”.

“En el proceso, obran múltiples pruebas que dan cuenta de que en contra de la señora Claudia Julieta Duque Orrego se implementó un plan con el fin de castigarla por la actividad que estaba realizando, especialmente a través de las amenazas en contra de su hija“, asegura la periodista a través del comunicado.

Caducidad

También se informó que el Consejo de Estado declaró la caducidad de la acción administrativa frente al Ministerio del Interior y la Fiscalía General de la Nación.

Sin embargo, la periodista vio esta respuesta como una oportunidad para que el sistema interamericano de Derechos Humanos realice un control de “convencionalidad y compatibilidad de los estándares fijados por la jurisprudencia nacional respecto a la caducidad en casos de graves violaciones a los derechos humanos”.

Finalmente, agradeció en el comunicado el apoyo de su familia y enfatizó en que su hija fue una víctima con graves afectaciones y que aun así el Consejo no le otorga la indemnización correspondiente.

“Agradezco profundamente a quienes me han apoyado durante las últimas dos décadas, a los y las amigas de infancia que fueron sometidos a espionaje por el solo hecho de ser mis amigos; a mis hermanos por estar siempre ahí y darme su apoyo en los peores momentos; a mi hija por ser el más incondicional de todos los soportes y el más fuerte de todos los pilares; a mis padres, y en particular a mi madre, que murió hace año y medio y no pudo ver llegar a la justicia”, finalizó Claudia Duque.

¿Qué fue lo que pasó?

Claudia Duque Orrego sufrió acoso, amenazas y vigilancia desde 2001, mientras investigaba el asesinato del reconocido periodista Jaime Garzón, en este proceso descubrió que agentes del DAS estaban involucrados en un posible encubrimiento.

Aunque el gobierno de Colombia ofreció servicios de seguridad para su protección, se descubrió que los guardaespaldas le estaban espiando; ellos informaban al DAS sobre sus actividades y hacían falsas acusaciones en su contra.

Claudia Julieta Duque Orrego participó activamente con el fin de determinar los móviles y causantes del delito, actuación que la llevó a ser víctima de amenazas que la llevaron incluso a abandonar el país con apoyo de varias organizaciones internacionales.