04/10/2017

Se removieron los más tristes recuerdos entre los habitantes del corregimiento de Altavista de Medellín. La noche del 29 de junio de 1996, a la Terminal de buses, hombres armados con fusiles llegaron y acabaron con la vida de 16 jóvenes y otros 3 resultaron heridos. Yeison Javier Aristizábal tenía 20 años, recibió cuatro disparos y se salvó porque se escondió debajo de un bus.

«Ahí mismo empezaron a disparar, me pegaron uno, y cuando volteé me pegaron el otro, ya cuando me tiré en el piso me iba tirar abajo del carro cuando empezó a disparar el otro que dijo que me dieran en la cabeza, que remataran, y ya me pegó fue el del pie», relató Aristizábal.

En el museo Casa de la Memoria la Consejera Presidencial pidió perdón, en cumplimiento del acuerdo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, dejó en claro que las víctimas no hacían parte de grupos armados.

«Les expreso hoy aquí mi más sincero perdón en representación del Estado colombiano por lo ocurrido y por las consecuencias negativas y el dolor indecible que un hecho de violencia ocurrió hace más de 21 años», aseguró Paula Gaviria, consejera presidencial para los Derechos Humanos

«Hoy aceptamos esas palabras de disculpas aunque nunca nos podrán devolver las vidas de nuestros seres queridos ni curaran el dolor en el alma de los que debemos padecer la ausencia de seres inocentes», manifestó una familiar de una de las víctimas mortales.

La Fiscalía General de la Nación se comprometió a avanzar en la investigación para lograr justicia.

Publicidad

A cada familia se le entregó una carta de disculpas, una placa con todos los nombres que se instalará en Altavista. Mientras la demanda económica está en curso.

Yolanda Bedoya – CM&