La denuncia de la muerte de 116 civiles por parte del Estado Islámico, antes de ser expulsado, fue hecha por una ONG, en momentos en el que los yihadistas apenas conservan un territorio reducido en el país.

«En los 20 días en los que controló Al Qariatain, el EI ejecutó a al menos 116 civiles (…), tras haberlos acusado de colaboración con las tropas del régimen» de Bashar al Asad, dijo Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). 

De acuerdo a la ONG, los yihadistas acusaron a la mayor parte de sus víctimas de ser informantes y de colaborar con las autoridades sirias.

Según él, los cadáveres fueron «hallados en las calles, en las casas y en otros lugares» por habitantes que regresaron a esa ciudad reconquistada el sábado por el ejércitos sirio y sus aliados. 

Pese a ser expulsado de la zona, el grupo terrorista mantiene sin embargo su capacidad de hacer daño a través de los atentados o de las ejecuciones. 

 De acuerdo a la ONG, los yihadistas acusaron a la mayor parte de sus víctimas de ser informantes y de colaborar con las autoridades sirias. Por otro lado, el Observatorio destacó que las fuerzas gubernamentales mataron a doce personas a su regreso a la población. 

REDACCIÓN INTERNET – CM&