El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, confirmó que Abu Bakr, líder del grupo extremista ISIS, murió durante un ataque realizado en Siria por el Ejército de ese país. Según se conoció que Barkr accionó un chaleco bomba cuando se vio rodeado por las tropas norteamericanas.

Por su parte, el observatorio Sirio de los derechos humanos informó que el ataque norteamericano fue a gran escala, dejando como saldo nueve personas sin vida y varios heridos de gravedad.

Según un informe de del Pentágono, se registró un tiroteo en la habitación donde estaba el líder de Isis, que al verse rodeado se inmoló.

Estados Unidos ofrecía 25 millones de dólares a quien diera información del paradero de Bakr, que estuvo ocultó durante cinco años.