El Gobierno de Estados Unidos impuso sanciones económicas al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissam, por “jugar un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos”.

Para el Departamento del Tesoro estadounidense la sanción es el resultado “de una investigación de años relacionada con el narcotráfico» y aclaró que las sanciones no son una represaría política contra Venezuela, sino exclusivamente a los individuos que tienen “vínculos con el narcotráfico”.

También fue sancionado el empresario Samark José López Bellos, a quien los Estados Unidos los señalan de ser el testaferro del diplomático venezolano.

Publicidad

La inclusión en la ‘Lista Clinton’ de estos dos venezolanos implica el bloqueo de sus activos bajo la jurisdicción norteamericana y el impedimento de hacer transacciones con ciudadanos o empresas estadounidenses.

Por su parte, el vicepresidente venezolano calificó de “Miserable agresión” las sanciones económicas en su contra y señaló que tiene la moral intacta, mayor firmeza y convicción antiimperialista y mayor conciencia chavista.