El depuesto Presidente calificó como “letra muerta” el acuerdo firmado hace una semana.

El embajador de Estados Unidos en Honduras, Hugo Llorens, llamó a las partes en conflicto a restablecer el diálogo de Guaymuras: "deberían volver a la mesa para lograr otra vez ponerse en el marco del cumplimiento del acuerdo".

Llorens se reunió con la comisión de Verificación conformada por el ex presidente chileno Ricardo Lagos, la secretaria de Trabajo estadounidense Hilda Solís y la comisión conformada por representantes de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y los representantes de Zelaya y Micheletti, Jorge Arturo Reina y Arturo Corrales, respectivamente.

El depuesto presidente, Manuel Zelaya dio por fracasado el Acuerdo Tegucigalpa – San José y advirtió que no reconocerá las elecciones del 29 de Noviembre “ni el candidato que salga elegido”.

El gobierno de facto acusó a Zelaya de romper el acuerdo por no haber enviado sus integrantes al nuevo gobierno de conciliación. Roberto Micheletti nombró como integrantes a seis de sus actuales funcionarios.

José Miguel Insulza, Secretario General de la OEA, lamentó la interrupción del Acuerdo y repitió que Zelaya es quien debe presidir el Gobierno de unidad nacional. Además, consideró “indispensable” el pronunciamiento del Congreso hondureño sobre la restitución de Manuel Zelaya.   Mientras Micheletti continúa ejerciendo el poder en Honduras, Manuel Zelaya sigue en la embajada de Brasil, en Tegucigalpa, donde se encentra desde el 21 de septiembre.