Nuestra Cartagena es lamentablemente una de las ciudades que más ha sido golpeada por la corrupción.

Hoy, estalló el último escándalo por cuenta de tres millonarios contratos que fueron adjudicados en el año 2014 por el entonces alcalde Dionisio Vélez. La Contraloría General denunció un detrimento patrimonial por $ 37.800 millones destinados a obras para mejorar las instituciones de salud de Cartagena.

Lo que dice la Contraloría es que las obras iniciadas en octubre de 2014 y programadas para 14 meses, inexplicablemente hoy todavía no han sido culminadas. Y asegura la Contraloría que «se está imposibilitando la atención oportuna y con calidad de los servicios de salud de las comunidades beneficiarias con las obras contratadas».

Los contratos materia de investigación fueron adjudicados a la Compañía de Ingeniería Negocios y Servicios (Coinses), al Consorcio Salud Heroica y al Consorcio Interventoría Hospitales Cartagena. La Contraloría llamó a responder en un proceso de responsabilidad fiscal al exalcalde Dionisio Vélez, a su exdirectora del Departamento Administrativo Distrital de Salud, María Cristina Rodríguez, y a las empresas responsables de las obras que, como les dije, aún no han sido entregadas.