La Corte Suprema y el Consejo de Estado tendrán que integrar las ternas con sus candidatos a la Corte Constitucional. Pero el clientelismo judicial parece asomar sus narices. Tras algunos de los candidatos se mencionan padrinos de la Procuraduría, la Corte Suprema y la Judicatura.