La Corte Constitucional tramita una demanda contra la Ley 1361 de 2009 o de Protección Integral a la Familia que, en su artículo segundo, afirma que la familia está constituida por hombre y mujer, lo cual es considerado discriminatorio.

Según los demandantes, la legislación colombiana le ha dado un trato desigual a las parejas del mismo sexo al no reconocerles el estatus de familia, hecho que viola los tratados internacionales.

En el proceso ya rindió concepto la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la cual aseguró que el artículo demandado debe ser interpretado aplicando los avances jurisprudenciales en esa materia que protegen los derechos de las parejas del mismo sexo.

“Debe ser interpretado en aplicación del principio de la progresividad de los derechos y, de tal manera, que se ajuste a los avances del derecho internacional de los Derechos Humanos y a los desarrollos jurisprudenciales de la honorable Corte Constitucional, que ha atendido las obligaciones internacionales en la materia”, indica el concepto.

Sin embargo, el movimiento Colombia Justa Libre manifestó su preocupación por la demanda y aseguro que la Corte ya se había pronunciado al respecto, dejando intacto el concepto de familia como institución conformada por un hombre y una mujer.

“No es competencia de la Corte redefinir el concepto de familia, además tenemos temor porque el magistrado Rojas, que admitió la demanda, es el mismo del aborto y ya conocemos su línea ideológica, y nos preocupa que eso vicie el concepto en la Corte”, indicó el representante a la Cámara, Carlos Acosta, que apoya el movimiento.

El ponente del caso, el magistrado Alberto Rojas Ríos, ya solicitó a las diferentes organizaciones sociales y a la Procuraduría General de la Nación los conceptos que serán tenidos en cuenta para elaborar el proyecto del caso.