Estudiantes de la Universidad Nacional, algunos de ellos encapuchados, se tomaron la sede administrativa de la institución donde funciona la rectoría y no permiten el ingreso de personal ni profesores.

Según los estudiantes, se vieron obligados a realizar esta acción debido a que, en repetidas ocasiones, aseguran que la rectora, Dolly Montoya, los ha amenazado con cancelar el semestre si no regresan a clases y levantan, por lo menos, parcialmente el paro.

El vocero de los estudiantes, Cristian Polo, aseguró que no se retirarán de la sede administrativa hasta que la rectora se siente a dialogar con ellos.

“En medios de comunicación, la rectora ha amenazado con cancelar el semestre y creemos que eso no lo puede hacer porque nos está presionando. Lo que queremos es que se mantengan las actividades administrativas y algunas académicas mientras se adelanta la negociación con el Gobierno”, aseguró Cristian Polo.

Por su parte, Giancarlo Acevedo, otro de los estudiantes que apoya la acción, sostuvo que la toma es pacífica y que no se ha causado ningún daño a las instalaciones, simplemente se optó por bloquear la entrada para que la rectora los escuche.

“Hace unos días teníamos programada una reunión con la rectora y ella nos dejó plantados, la esperamos varias horas y nunca llegó. Por eso nos hemos visto en la obligación de adoptar estas acciones”, manifestó el estudiante.