Europa se atrinchera ante el avance inexorable de la pandemia del coronavirus, que sumaba este domingo más de 6.000 muertos y 160.000 infectados en todo el mundo, con el cierre parcial de fronteras en Alemania y masivos confinamientos en Italia y España.

Pese a todo, los franceses acudían este domingo a las urnas en elecciones municipales, pero la participación estaba en nítido retroceso a media jornada, horas después de una orden de cierre en toda Francia de los locales públicos «no esenciales», como bares, restaurantes y cines.

Antes de entrar en los colegios electorales, los franceses debían desinfectarse las manos, y para evitar transmitir el virus, se invitó a todos los ciudadanos a llevar su propio bolígrafo para votar.

Entretanto, el virus empieza a llevarse por delante al sacrosanto principio de una Europa casi sin fronteras: las autoridades alemanas decidieron cerrar a partir del lunes las fronteras del país con Francia, Suiza y Austria, indicó a la AFP una fuente cercana al caso.

Esto se produce mientras la propagación de COVID-19 parece imparable, del coronavirus en el mundo. España –segundo país mas afectado de Europa, tras Italia– registraba este domingo 288 fallecidos, 100 más que el sábado, y 7.753 infectados, más de 2.000 que la víspera.

El sábado, el gobierno español había decretado el estado de alarma imponiendo serias restricciones a sus habitantes: sólo podrán salir de casa para comprar alimentos o medicinas, acudir a centros sanitarios, ir al trabajo o para asistir a mayores, niños o personas dependientes.

Confinados

«La parte sicológica es la más complicada de gestionar«, admitía este domingo a la AFP Miriam Burgués, periodista de 41 años confinada en un apartamento en un barrio del este de Madrid junto a su marido y sus dos niñas, de diez y cinco años.

«Hasta ahora, (las niñas) están tranquilas, pero cuando pasen más días a ver cómo evolucionan, si uno se agota, imagínate ellas», cuenta Miriam.

En Italia, las autoridades de Lombardía (norte), la región más afectada del país por la pandemia, expresaron este domingo de forma explícita su preocupación ante la capacidad de su sistema de hospitales para hacer frente al flujo de enfermos.

«Las cifras siguen creciendo. Pronto llegará el momento en que no tengamos más camas para reanimación«, advirtió este domingo Attilio Fontana, gobernador de Lombardía, en entrevista a la cadena Sky TG24.

Italia es el país más afectado de Europa, con un total de 1.441 muertos y 21.157 casos, según los últimos datos divulgados este domingo. El gobierno de Roma ha impuesto un drástico confinamiento a los 60 millones de habitantes del país.

Epicentro europeo

Europa es ahora el «epicentro» de la enfermedad según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el coronavirus en el mundo.

China, país de origen de la pandemia, con unos 3.200 muertos –de los 6.036 fallecidos en 139 países– registra en cambio cifras diarias bajísimas de contagio y fallecimientos. Este domingo solo dio cuenta de 20 nuevos infectados, de los cuales 16 eran personas llegadas del extranjero.

El gobierno chino decidió que las personas provenientes del extranjero que lleguen a Pekín sean puestas en cuarentena en centros especiales a partir del lunes.

Entretanto, en Roma el Vaticano anunció este domingo que todas las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa se celebrarán sin fieles en la plaza de San Pedro.

En Francia, donde se han producido 91 muertes y 4.500 casos, los bares, restaurantes y discotecas cerraron a partir de la medianoche del sábado.

Además, Francia reducirá progresivamente los viajes de larga distancia en tren, autobús y avión en su territorio en los próximos días para limitar la propagación del coronavirus, anunció el domingo la ministra de Medio Ambiente.

Austria y Suiza anunciaron el cierre de casi todas sus estaciones de esquí. El canciller austriaco, Sebastian Kurz, pidió este domingo a la población que sólo salga si se trata de una necesidad profesional, para comprar o para ayudar a alguien.

Criticado por su lentitud para reaccionar, en un país que cuenta 1.140 casos, de los cuales 21 mortales, el gobierno británico de Boris Johnson se dispone a prohibir las reuniones masivas. La reina Isabel II dio ejemplo cancelando «por precaución» varios compromisos.

Fuerte progresión

El coronavirus en el mundo también persiste fuera de Europa: Irán anunció este domingo 113 muertos más por el coronavirus, la mayor progresión diaria de víctimas mortales en este país desde el inicio de la epidemia, elevando a 724 la cifra total de fallecimientos por la epidemia.

Por número de muertos, la República islámica es el tercer país más afectado del mundo, detrás de China e Italia.

Además, el centro del mausoleo del Imán Reza, en Mashhad, primera ciudad santa chiita de Irán, cerró para los peregrinos.

A su vez, Congo anunció el primer caso del nuevo coronavirus en su territorio. África es hasta ahora el continente menos afectado por la epidemia, con siete fallecimientos sobre 280 casos, esencialmente en Egipto y el Magreb.

En Israel, el juicio por corrupción al primer ministro Benjamin Netanyahu, que iba a empezar el martes, fue aplazado dos meses por temor a la propagación de la epidemia.

Por su parte, el presidente argentino, Alberto Fernández, afirmó que analiza aplicar una cuarentena obligatoria en todo el país y definirá este domingo la posible suspensión de las clases en el sistema educativo para evitar la propagación de COVID-19.

Chile cerró todos sus puertos a cruceros luego de que dos de estas naves fueran puestas en cuarentena por un caso confirmado y dos sospechosos.

Estados Unidos, que estremeció a la economía mundial al prohibir los vuelos procedentes de Europa por 30 días, anunció extenderá la medida al Reino Unido.

Los controles sanitarios para los estadounidenses que volvían de Europa, provocaban enormes colas y escenas de caos en varios aeropuertos estadounidenses, superados por el flujo de pasajeros.

Una pasajera, Ann Lewis Schmidt, ironizó en el aeropuerto O’Hare de Chicago: «Si no teníamos el virus antes, tenemos muchas posibilidades de contagiarnos aquí ahora», dijo a CNN.