Dos coroneles retirados de la fuerza aérea habrían impulsado un negocio de captación masiva en la aviación militar.