La persona que grabó el video clandestino se llama Diego Álvarez y es el abogado de alias Don Berna… En entrevista exclusiva con Noticias Uno, el abogado entregó su versión sobre estos confusos hechos…

El apoderado del paramilitar asegura no hay complot, pero reconoce que la reunión más importante –en la que estuvo en Palacio, acompañado por alias Job- no figura en los ingresos de la Casa de Nariño porque el secretario jurídico les pidió entrar por los sótanos.

Diego Álvarez es un abogado penalista conocido en los círculos judiciales por una trayectoria de 20 años durante los cuales ha defendido varios narcotraficantes de diferentes carteles… En esa condición es apoderado del extraditado paramilitar Diego Fernando Murillo Bejarano.

Según Álvarez no hubo ningún complot contra la Corte Suprema.

«Complot, complot no existía, tanto que ni siquiera en el momento en que se le entrega al doctor Edmundo Del Castillo esos videos y esas grabaciones no hubo ninguna solicitud de parte, ni del suscrito ni conozco ninguna de Berna».

El asegura que Henry Anaya se presentó como allegado a la Corte Suprema.

«El se presenta como una persona cercana a la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia».

Según Álvarez, lo recibió con autorización de “Don Berna” y grabó la reunión por su propia seguridad… pero pronto se percató de que Anaya era un charlatán.

Publicidad

«Pidiendo viáticos, eso le quitó toda la credibilidad del mundo, para mi Henry Anaya siempre fue un charlatán»

El abogado afirma que Henry Anaya no le propuso nada ilícito, pero su explicación no es tan buena cuando se le pregunta: ¿por qué si no había nada ilícito y consideraba un charlatán a Anaya, él y “Don Berna” decidieron entregarle las grabaciones al Gobierno?.

«Desde el punto de vista político, entendí yo que esa era la percepción que se le dio a la situación por parte de Berna y de Job y que era necesario que el Gobierno la conociera».

La razón para entregárselo al Gobierno, según él, era política y no jurídica… El abogado de “Don Berna” reconoce que en la última de las reuniones entraron a Palacio sin pasar por ninguno de los controles habituales.

«Fue en una noche, se me informa por parte  de la seguridad, porque yo iba en mi vehículo particular, que debo hacer ingreso a los parqueaderos de Palacio y entrar por los sótanos. Obviamente el doctor Edmundo envía a alguien de seguridad para ingresar».

Dice que a pesar de las apariencias, el propósito era bueno.

«Puede que suene la situación un tanto escabrosa o subterránea, pero realmente tal vez en la forma se presente así, pero en sustancia no era así. Totalmente transparente».

El abogado de “Don Berna” también se reunió en éste sitio, Castellana 104, con el magistrado Iván Velásquez… Según él, nunca intentó grabar esa reunión. Sin embargo existe otra versión según la cual la grabación no funcionó, pero después miembros de organismos de seguridad del Estado fueron a buscar los registros de las cámaras de seguridad… Álvarez dice que el magistrado jamás  le propuso nada sospechoso.

«Nunca el magistrado Iván Velásquez sugirió algo ilícito, prometió prebendas o alguna circunstancia. Jamás el magistrado Iván Velásquez, no».

Álvarez reitera que en las grabaciones no había nada que pudiera considerarse ilícito pero que tal vez el Gobierno le vio otra utilidad.

«Se le entregó al Gobierno para que tome las decisiones que deba tomar».