Aunque sancionada por la Cancillería por haber permitido que particulares se beneficiaran con servicios que el gobierno debía prestar gratis, la exsenadora Elsa Gradys Cifuentes está postulada para ser la nueva directora administrativa de la Cámara de Representantes. En la hoja de vida que publicó aparecen los antecedentes de otra persona. Ella asegura que la sanción no le significa ninguna inhabilidad y aunque la secretaría asegura haber subido los documentos que entregó, ella dice que se debieron haber transpapelado.