El excontralor de Bogotá, Carlos Ariel Sánchez, tendrá que pagar más de 45 millones de pesos por haber despedido a una empleada de esa entidad en 1993 sin tener en cuenta que era sujeto de especial protección por ser de carrera.

La decisión fue adoptada por la Sección Tercera del Consejo de Estado al resolver una acción de repetición que inició la Contraloría en contra de Carlos Sánchez, luego de que la entidad fuera condenada a indemnizar a la señora por los perjuicios que se le ocasionaron.

El alto tribunal encontró responsable al excontralor a título de culpa grave porque se desconoció el derecho que tenía la empleada de carrera a ser reubicada dentro de una nueva planta de personal.

“La Sala observa que no solo se desconoció el derecho preferencial que ostentaba la señora a ser reubicada como empleada en carrera dentro de la nueva planta de personal sino que se persistió en el error al no autorizar la misma en el escalafón de carrera administrativa”, indica la sentencia.

El fallo agrega que con la actuación de Carlos Ariel Sánchez se comprometió la responsabilidad de la Contraloría que terminó condenada por ese mismo tribunal en 1998 al fallar una demanda a favor de la empleada.