El exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade, le concedió hoy una entrevista a CM&. Dice que le teme al fiscal general Néstor Humberto Martínez y asegura que es inocente.

Andrade, exdirector de la ANI, va a cumplir 10 meses de detención domiciliaria en su apartamento del norte de Bogotá. Acá ha aprendido de derecho y vericuetos judiciales para defenderse de las acusaciones en su contra dentro del caso de corrupción de Odebrecht.

“Soy la persona que más cargos tiene en contra por Odebrecht. Y soy el único que nunca recibió un peso, que no le causé detrimento a la Nación, ¿No le parece absurdo?”, se queja Andrade.

El exdirector de la ANI, denuncia que la Fiscalía no le ha dado garantías y por eso pide que el fiscal sea testigo en su caso porque asegura que como abogado de los casos de Odebrecht participó en la adición del tramo Ocaña-Gamarra a la Ruta del Sol II, y que luego, como funcionario del anterior gobierno, participó en el Conpes que aprobó esa adición.

“Quiero que declare bajo juramento porque si él hace eso, estoy seguro de que demostraré mi inocencia. El fiscal participó en el concepto original de la adición a la Ruta del Sol Ocaña- Gamarra y como ministro de la Presidencia participó en el Conpes que aprobó esa adición”.

El exdirector de la ANI responde sin titubeos cuando se le pregunta si le teme al fiscal: “claro que le tengo miedo”, dice. Y explica por qué, como ciudadano norteamericano pidió el acompañamiento del Gobierno de Estados Unidos: «Porque además de que quiero que velen porque se me respeten las garantías, el Gobierno de Estados Unidos está interesado en saber si en el caso Odebrecht, cuyos socios hicieron un acuerdo con la justicia de ese país, se habrían violado leyes norteamericanas».