Mientras ejercía como embajador de Colombia en Estados Unidos, Carlos Urrutia también era el arrendador de la primera sede de una entidad pública, la Agencia de Defensa del Estado.