Las autoridades británicas informaron que el exespía Serguéi Skripal, cuyo envenenamiento desató una crisis diplomática entre Londres y Moscú, ya no está en estado crítico y mejora rápidamente.

El hospital Salisbury District indicó que la mejoría de salud que experimenta el expía Sergei Skripal, de 66 años, se debe a que «responde bien al tratamiento».

El estado de Skripal se conoce un día después de que su hija Yulia, de 33 años, difundiera un comunicado asegurando que se siente mejor y cobra fuerza «cada día».

La directora médica del hospital, señaló que la salud de Yulia Skripal mejora a diario al igual que su padre.

El Gobierno británico acusó a Rusia del envenenamiento ocurrido el 4 de marzo en Salisbury, tras identificar la sustancia utilizada como Novichock, un agente nervioso de origen ruso.

El Kremlin niega la autoría del ataque, pero Londres insiste en que sus señalamientos están basados en los análisis hechos por laboratorios y en información procedente de otras fuentes confiables.