En la ola de defensas y ataques por los sobornos de Odebrecht, el uribismo puso en su mira a las exministras Cecilia Álvarez y Gina Parody. En el caso de la primera por sus decisiones como ministra de Transporte.

La exministra Álvarez se defendió, pero también atacó. Declaró en la Fiscalía y en la Procuraduría y fue a la Corte Suprema a denunciar a siete senadores de Centro Democrático.