Un grupo de activistas ambientales asegura que las enfermedades que están sufriendo los vecinos de la mina de Cerro Matoso es producto de la contaminación del yacimiento. La empresa asegura que afecciones como las que padecen los indígenas Senú son comunes en otras comunidades de la Costa Atlántica.