Después de que el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, hiciera un llamado a la ONU por la catástrofe ambiental en La Lizama, el director ejecutivo de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, Erik Solheim, respondió. 

El funcionario anunció que, como reacción inmediata, ha requerido a la dependencia del Medio Ambiente de la ONU y a la Oficina de Atención de Desastres para crear un grupo con el mayor número de expertos internacionales.

“La misión se coordinará con el Ministerio de Ambiente y otras dependencias del Gobierno, que ustedes consideren pertinentes. El señor Juan Bello, Jefe de la Oficina de Proyectos Ambientales de las Naciones Unidas en Bogotá, trabajará conjunto con Ginebra y Panamá”, explica en la carta.

Así las cosas , en menos de una semana, expertos internacionales llegarían al país para darle una solución inmediata a esta catástrofe ambiental.