A propósito de las donaciones de Odebrecht es bueno aclarar que en Colombia a las empresas extranjeras les está prohibida la financiación de campañas políticas. Un constitucionalista tiene en aprietos a un banco al que le hizo caer en cuenta la prohibición. Jaime Araujo Rentería no sólo destacó la prohibición sino la falta de sustento en los estatutos del banco que, al no tener incluido en su objeto la financiación de campañas, no podría haber hecho ninguna donación.

Publicidad

El exmagistrado de la Corte Constitucional Jaime Araujo denunció en 2011 que el banco BBVA, a pesar de ser una sociedad extranjera, financió los partidos políticos de cuatro candidatos a la presidencia de la república: Mockus, Noemí Sanín, Rafael Pardo y Santos.

“Revisando las actas de la junta directiva, descubrí que la junta directiva había asignado a partidos políticos, exactamente al partido Liberal: 125 millones de pesos, al partido conservador una suma igual, al partido Verde y al partido de la Unidad Nacional”, afirmó Araujo.

En total 500 millones entre los cuatro. La constitución prohíbe que los partidos políticos reciban financiación de personas naturales o jurídicas extranjeras para campañas electorales.

“El candidato del partido verde, el doctor Mockus dijo que había perdonado al presidente Santos pero en realidad era un autoperdón porque si el partido de él recibió, igual que recibió el partido del doctor Santos, tratándose de situaciones iguales, estarían en la misma situación el partido Verde que el partido de la U y el partido Liberal y el partido Conservador” confirmó el exmagistrado.

Araujo denunció el hecho en la superintendencia financiera con las pruebas, que según dice, son las actas del banco. Araujo obtuvo una respuesta del entonces superintendente Gerardo Hernández ocho meses después de la petición de investigación.
“De que probablemente van hacer una investigación. Hasta el día de hoy no me han dado ninguna respuesta pero es un caso idéntico al caso de Odebrecht porque una trasnacional que tiene una filial en el país termina financiando campañas presidenciales”.

La junta directiva del banco era presidida por el exministro Carlos Caballero Argáez. Araujo accedió a las actas de la junta directiva porque su esposa es accionista del banco y ella le dio poder para representarla.