Hace un tiempo fue extraditado a Estados Unidos un colombiano que, según el DAS, trabajaba para Al Qaeda y Hammas, en coordinación con las FARC. El extraditado acaba de volver a Colombia. La justicia americana consideró que no había pruebas de su vinculación con el terrorismo internacional.

El repatriado se llama Luís Alfredo Daza y está dispuesto a reclamar su inocencia porque, según él, le acabaron su vida por entregar un positivo.

Deportado de Estados Unidos llegó este fin de semana a Bogotá Luis Alfredo Daza, extraditado hace 16 meses por pertenecer, según el DAS, a una red de terroristas que trabajaba para las FARC, Al Qaeda y Hamas.

“Los terroristas, entre comillas señores, los terroristas, nos dieron 30 meses, que terroristas tan peligrosos».

Publicidad

Daza fue capturado en 2006 y extraditado el 19 de marzo de 2007 a Estados Unidos, donde esposado como uno de los más peligrosos terroristas, fue presentado ante el juez de Miami, ahí su primer abogado le llevó otra mala noticia.

“A ti te van a ofrecer 64 años. Me parte. Eso le parte el alma a cualquiera, 64 años, Dios mío”

Cuando el juez revisó el proceso y vio que las pruebas no eran contundentes le bajó a 30 años sin embargo Daza siguió peleando por su inocencia. Le ofrecieron 10 años y siguió peleando.

“Por favor, yo acepto culpabilidad de tráfico de inmigrantes en última instancia ya para que me suelten.”

Así logró salir en libertad, para contarle al mundo que no es terrorista, sino un vendedor ambulante del centro de Bogotá, que fue víctima de una trampa tendida por agentes del DAS.

“Lo dicen los hechos de la UNAIM, que soy inocente, que el mismo entrampador de los mismos detectives se retractan. Este entrampamiento que hizo el DAS, en cabeza del señor Noguera, los detectives que hicieron esto son colombianos, por qué hacen esto, pregunto”.

Un proceso que se hizo famoso por ser la red de Al Qaeda, con 19 extraditables y otros 10 procesados en Colombia que recuperaron su libertad un mes más tarde por falta de pruebas.

“Si yo fuera terrorista los Estados Unidos no me habían dado 30 meses de condena”