Fabio Andrés Salamanca se presentó voluntariamente, en compañía de su abogado, ante los funcionarios del CTI de la Fiscalía y fue enviado al búnker, luego de que un juez en segunda instancia ordenará detención preventiva. El joven de 23 años será recluido en la cárcel La Picota en Bogotá.

En la audiencia celebrada ayer martes 20 de agosto, un juez de conocimiento revocó la decisión de primera instancia y dictó medida de aseguramiento preventiva en contra del joven. Además lo consideró un peligro para la sociedad y aseguró que “conocía el riesgo puesto que solicitó el servicio de conductor elegido, sin embargo no lo esperó y decidió dejar todo al azar”.

Salamanca es investigado por homicidio doloso y lesiones personales agravadas por los hechos ocurridos en la noche del pasado 12 de julio cuando manejaba bajo los efectos del alcohol a 140 kilómetros por hora ocasionando un accidente de tránsito donde dos mujeres resultaron muertas y un taxista herido.

“No le importó subirse bajo los estado del alcohol a su vehículo, no contento con esto decidió aumentar la velocidad, en una muestra del desprecio por las vida de las demás personas eso para mí es un comportamiento sumamente grave… Sabía de la prohibición existente de conducir bajo los efectos del alcohol pero no le importó, sabia de los límites de velocidad, pero no le importo, desatendió las señales de tránsito no desplegó ninguna actividad para alterar el trágico de la resultado”, sostuvo el juez.