La red social informó que fueron eliminadas 82 cuentas, páginas y grupos creados por Irán, tras detectar que fueron diseñados para engañar a otros acerca de quiénes eran y qué hacían, con el fin de influir en la política estadounidense y británica con publicaciones sobre temas como la inmigración o el racismo.

El equipo de inteligencia de amenazas de Facebook que busca combatir la desinformación sobre las elecciones que Estados Unidos celebrará en noviembre, investigó a los administradores de estas redes, quienes trataron de ocultar sin éxito sus identidades haciéndose pasar principalmente como ciudadanos estadounidenses.

La purga involucró 30 páginas con más de un millón de simpatizantes, 33 cuentas y tres grupos en Facebook, así como 16 perfiles que superaban los 28.0000 seguidores en Instagram.

Los organizadores de esta supuesta  campaña de influencia, lograron convocar siete eventos en el mundo real y apenas gastaron 100 dólares en publicidad para promocionar sus publicaciones. Su éxito se debió la viralidad de sus publicaciones radicales.