Los documentos de personas que pedían préstamos y se los negaban, fueron el respaldo de las inversiones hechas por al menos uno de los afectados por la empresa Elite International, intervenida.

Las víctimas son unos 6 mil 200 inversionistas que entregaron su dinero a cambio de supuestas facturas, parte de las cuales no existía en realidad.