Declaran calamidad pública en San Eduardo, Boyacá, por movimiento de masa, producto de las fuertes lluvias; hay amenaza de deslizamientos. Autoridades solicitan ayuda humanitaria para al menos 55 familias.

Estas familias huyen asustadas de sus viviendas por la amenaza de la falla geológica, que alcanza más de 600 hectáreas. Las vías que comunican tres veredas con el municipio están destruidas.

María Elisa Montañez, alcaldesa de San Eduardo aseguró que “hoy tuvimos que evacuar a 35 familias que están ubicadas en la parte baja de la vereda Villa Nueva, y otras en la parte alta, en la vereda Cardozo. El tema preocupa cada vez que se viene acrecentando esta falla hacia todos los lados. Lamentable la situación porque tenemos ya 55 familias damnificadas por este fenómeno natural”.

Organismos de socorro y dirección departamental de Gestión del Riesgo se encuentran en la zona, para entregar ayudas humanitarias, monitorear y evaluar con expertos el movimiento de masa.

Germán Bermúdez, director departamental de Gestión del Riesgo indicó que “tenemos un equipo de geólogos de manera permanente; hoy están haciendo una consolidación de información. El tema de entrega de ayudas, como la detección de necesidades que hay en el territorio, llevan a que el día miércoles a las 2 de la tarde, se desarrolle un consejo departamental de Gestión del Riesgo, para revisar el tema de recursos”.

De continuar el desplazamiento del terreno, amenazaría el casco urbano del municipio. Las familias que deben ser reubicadas, hacen un llamado al Gobierno nacional para que les ayuden en esta difícil situación.