El fallo que profirió una sala especial del Consejo de Estado en el que decretó la muerte política de la representante a la Cámara, Luz Adriana Moreno Marmolejo, abrió las puertas para que se castigue con severidad la “inasistencia” de los congresistas a las sesiones de plenaria en las que se debatan proyectos de ley, actos legislativos o mociones de censura.

Si bien, esta norma ya existe y se conoce como “ausentismo parlamentario”, no había sido aplicada con anterioridad. Pues en un primer escenario el Consejo de Estado había revisado el caso del excongresista Manuel Antonio Carebilla, demandado por esos mismos hechos, pero al tener solo cinco inasistencias el alto tribunal tuvo que mantener la investidura.

No obstante, en el caso en concreto se comprobó que la congresista Moreno Marmlolejo, no estuvo presente durante las sesiones plenarias realizadas por la Cámara de Representantes los días 4, 11, 18 y 25 de agosto, 15 de septiembre y 6 de octubre de 2015.

El Consejo de Estado consideró que “el solo hecho de haber contestado a lista no prueba la asistencia de la congresista a las sesiones y encontró probado que después de registrar su asistencia no estuvo presente en las sesiones de la Cámara de Representantes los días 4, 11, 18 y 25 de agosto; 15 de septiembre y 6 de octubre del 2015”.