La Laguna de Sonso, el depósito de agua natural más importante del suroccidente de Colombia, está en vía de extinción.

Al costado oriental del río Cauca en el municipio vallecaucano de Buga, se concentran durante el verano patos canadienses. En la laguna también se aglomeran 162 especies de aves residentes y migratorias, entre ellas el buitre de ciénaga.

La reserva natural tiene una extensión de 2045 hectáreas que están al cuidado de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Río del Causa, CVC.

Ambientalistas y pescadores de la región notaron cambios en el humedal. Un supuesto empresario de caña de azúcar corrió las cercas de sus predios y cogió parte de la reserva natural para cultivar.

Ellos aseguran que en diciembre del año pasado le avisaron a la CVC pero, supuestamente, omitieron la alerta.

Noventa y ocho personas que conforman 22 familias viven de la pesca de la tilapia y el bocachico que se producen en la laguna.

Los pescadores aseguran que cuando se quejaron ante las autoridades comenzaron a ser intimidados. Por eso protegen su rostro al ser entrevistados por Noticias Uno.

Al recorrer la laguna se observa a una retroexcavadora que interviene el terreno de la reserva natural. Los trabajos comenzaron a principios de diciembre y, según la CVC, no tenían licencia ni permiso para esa labor.

La autoridad ambiental en el Valle del Cauca le envió una carta a Asocaña manifestando su desacuerdo con el contrato que habrían firmado con el cultivador de la zona. Los exhortó a romper cualquier vínculo contractual porque iniciarán acciones legales por daños al medio ambiente.

Sin embargo los ambientalistas creen que ni hoy ni mañana se puede intervenir el humedal.

En 2009 el Consejo de Estado dijo en un fallo que la laguna de Sonso debe ser objeto de protección y control especial. Las fuentes, cascadas, lagos y otros depósitos de agua natural fueron declaradas dignas de ser resguardadas.

Los labriegos añadieron que la Fiscalía debe investigar al propietario del terreno.

Desde Buga estarían dispuestos para organizar una manifestación para defender el humedal.