El abogado del patrullero que mató de un disparo en la espalda al grafitero Luis Felipe Becerra, sería responsable de su fuga, según lo que oyó y vio el padrastro de la víctima. Un juez dejó en libertad al responsable del asesinato 48 horas antes de que se conociera su condena. El abogado que sí sabía su destino habló con él poco antes de que desapareciera.