Las familias de los jóvenes que aparecieron en fosas comunes en Ocaña, sostienen que sus hijos no estaban involucrados en actividades ilícitas.

las madres aseguran que sus hijos aparecieron muertos en Ocaña, horas después de desaparecer en Bogotá… Si esto fuera cierto habrían tenido qué llegar en avión a Bucaramanga o Cúcuta, y en helicóptero hasta Ocaña, aterrizar y casi inmediatamente entrar en combate con el Ejército… Una sucesión de eventos que, a primera vista, no parece posible en tan poco tiempo.

Según Blanca Monrroy, madre de Julián Oviedo de 19 años, lo último que recuerda es que su hijo salió de su casa a cumplir una cita de trabajo.

“me dijo que se iba a encontrar con una persona para un trabajo y nunca más volvió eso fue el 2 de marzo a las 7 de la noche”.

Al otro día apareció muerto en el municipio de Ocaña… Lo mismo le pasó al hijo de Ilda Hernández, Elkin Gustavo verano. Tenía 25 años, era empleado en una bodega y vivía en el barrio San Bernardo en Bosa, al sur de Bogotá.

“la última vez lo vieron en Soacha compartir a la 1:30 de la tarde y en Ocaña él apareció muerto a las 4 de la mañana, porque si no es un viaje de 2 a 5 horas”.

Situación que tampoco le cuadra a Ana Paez, madre de Diego Eduardo Garzón quien también desapareció en el sur de Bogotá y apareció muerto en Cimitarra- Norte de Santander al otro día.

“En cimitarra la fiscalía dice que él fue abatido muerto en combate a las 2:45 del 5 de marzo y mi hijo salió el día 4 a las 8:00 de la mañana…Él aparece camuflado, con botas”.

Las familias insisten en que sus hijos no estaban implicados en actividades ilegales.

“Que investiguen porque estos jóvenes están pagando por algo que no hicieron”. “por qué fue a parar allá en tan poquito tiempo ,es la pregunto que yo me hago”.

Interrogante que esperan, los organismos de investigación se encarguen de resolver lo más pronto posible.