Mientras el gobierno refuerza su delegación en La Habana con tres ministros, la guerrilla, a través de Marcos Calarcá, notifica públicamente que no firmará la paz si no se garantiza primero la amnistía para las Farc.