La revista Cambo 16 de España, que empieza a circular hoy trae la primera entrevista del cabecilla guerrillero Alfonso Cano, después de asumir la jefatura de las FARC… En esa entrevista, Cano dice que es partidario de establecer un proceso de paz con el Gobierno de Colombia…

Durante 6 años las FARC habían descalificado a Álvaro Uribe como eventual interlocutor de paz… Ahora Cano dice que deben sentarse para hablar de intercambio humanitario, como primer paso de un proceso de paz… Esto era lo mismo que proponía el presidente Uribe al comienzo de su gobierno.

En su primera entrevista desde su llegada a la jefatura máxima de las Farc, Alfonso Cano, habló de dialogo  con  el gobierno de Colombia. “Que las Farc se sienten con el gobierno a buscar acuerdos que puedan conducir, en primer lugar, a un intercambio de prisioneros de guerra y generar así el medio ambiente para fases posteriores que allanen caminos hacia acuerdos de paz,

Por primera vez las Farc no hablan de despeje de zonas sino de garantías para iniciar esos contactos.

“se requieren plenas garantías para los delegados de la guerrilla a esos encuentros con representantes del gobierno. Garantías de modo, tiempo y lugar como lo hemos señalado reiterativamente.”

Llama la atención que las Farc hablen ahora del intercambio humanitario como primer paso en un proceso de paz. Esa era la misma posición del presidente Álvaro Uribe en el año 2002. Que el propio gobierno descartó para no condicionar a los diálogos la solución de los secuestrados.

Publicidad

“nuestro mensaje a los colombianos es una invitación a trabajar para los acuerdos humanitarios, la unidad democrática, los cambios y la convivencia”

Algunos analistas aseguran que el giro de las Farc se debe a los golpes que ha recibido por parte de las fuerzas militares.

Para otros, en cambio, la invitación a los diálogos reitera que Alfonso Cano representa más la línea política dentro de las Farc.

De cualquier manera es la primera vez que las Farc admiten que el gobierno de Álvaro Uribe puede ser su interlocutor en un eventual proceso de paz.