Los dos periódicos más importantes de Estados Unidos han revelado detalles sobre el aporte de ese país a la operación jaque.

Según The New York Times, 900 militares estadounidenses participaron en la operación. El principal aporte fue tecnológico, pero también había una fuerza militar, por si acaso.

El diario The Washington Post sostiene que la Operación “Jaque” se inició por interceptaciones telefónicas a Nancy Conde alias «Doris Adriana», la esposa de alias «César», dos años antes de su captura

En el año 2003, alias Doris Adriana llamó a sus contactos en Miami para pedirles teléfonos satelitales, ignorando que sus conversaciones estaban siendo escuchadas por el FBI. El mismo día, tales contactos fueron arrestados y decidieron contactar a agentes norteamericanos con la guerrillera para proveerle teléfonos previamente interceptados que permitieron conocer las comunicaciones de los subversivos y falsificar sus mensajes para obligarlos a mover a los secuestrados hasta el día de la operación.

Según The New York Times, la operación incluyó el despliegue de más de 900 militares estadounidenses en Colombia, 100 más de los autorizados por el Congreso de Estados Unidos para el Plan Colombia. Entre ellos no se cuentan los agentes del FBI que durante dos semanas permanecieron en San José del Guaviare, pero sí las unidades de reconocimiento que rastrearon a los guerrilleros en la selva que, según aseguró el embajador Brownfield, siguieron los pasos de la guerrilla y esperaron en el río Apaporis hasta el desenlace de la operación.

Publicidad

Entre los aportes de tecnología mencionados por el Times se encuentran los micrófonos que instalaron en los helicópteros MI pero que no funcionaron por el excesivo ruido de las aeronaves  rusas. Los estadounidenses también ubicaron dispositivos de localización en los cuerpos de cada uno de los uniformados colombianos y extranjeros que participaron en la operación.