La posibilidad de que las bandas criminales sean combatidas por el Ejército con bombas, como lo hace con la guerrilla, no existe en Colombia… La Constitución y las leyes establecen una clara diferencia entre los delincuentes comunes y los alzados en armas…

Para las fuerzas armadas es claro que mientras las bandas criminales no sean catalogadas como grupos terroristas organizados, no pueden ser atacados como si fueran un ejército irregular.

Los hombres del Ejército, la Armada, la Policía y la Fuerza Aérea que están buscando a los máximos jefes de las BACRIM, no pueden, por el Derecho Internacional Humanitario, ni bombardear, ni abrir fuego por sorpresa contra ningún miembro de esas organizaciones.

“Si hay que bombardear a alguien que cumple los requisitos jurídicos, pues se bombardearía… pero no creo que esa sea la forma ahora en este momento”, dijo el gobernador de Antioquia Sergio Fajardo.

Las Fuerzas Armadas no pueden atacar igual a las FARC que a las BACRIM; pues según el Coronel Jaime Ávila, Comandante de la Policía de Córdoba, “las BACRIM tienen otro tipo de connotación. La guerrilla también utiliza otra forma de guerra irregular y por eso la fuerza pública estudia muy detenidamente cada tipo de operación”

Esta fue la instrucción que un oficial del Ejército le impartió este fin de semana a su unidad, antes de iniciar una operación contra Los Urabeños.

“La tarjeta roja es derecho internacional de conflicto armado y la tarjeta azul es la de derechos humanos. ¿Por qué trabajamos con las bandas criminales con tarjeta azul? Porque no están catalogadas como terroristas todavía a nivel nacional”

Según el Gobierno, las BACRIM, no tienen la estructura de un grupo armado ilegal como las FARC, por eso deben ser enfrentadas como delincuentes comunes. Cuando las tropas sorprenden a miembros de bandas criminales deben gritarles que se entreguen y esperar que los delincuentes disparen primero.

“Nosotros lanzamos la proclama pero puede haber respuesta armada contra nuestros hombres. Entonces la clave está en ese planeamiento táctico donde nuestros hombres tienen que estar muy bien protegidos cuando se lanza la proclama y en caso de combate, los soldados tengan la protección…”, sostuvo el General Leonardo Pinto, Comandante de la Brigada 11 del Ejército.

“Nosotros siempre utilizamos primero la parte disuasiva, posteriormente tenemos unos medios de Policía como la fuerza y las armas de fuego”

La Policía y las Fuerzas Militares tuvieron que capacitar a sus unidades de combate en nuevas estrategias dentro del Derecho Internacional Humanitario, para enfrentar a las BACRIM que hoy tendrían mejor entrenamiento y mayor capacidad de fuego que las FARC.