Centenares de niños tuvieron hoy una singular oportunidad. La orquesta filarmónica de Bogotá se presentó para ellos en una divertida clase con concierto.

Los niños salieron hablando de andantes y crescendos, al término de un concierto que tuvo un finale molto feliche.

De todos los públicos que ha tenido la Orquesta Filarmónica, este fue uno de los más exigentes.

Eran cientos de  niños bogotanos que cambiaron el parque, por la elegante filarmónica, y acabaron divirtiéndose con los instrumentos, y las interpretaciones y aprendiendo mucho de un tema que se suponía era reservado para adultos.

Pero que hoy con la ayuda del video y de un montaje especial, se dedico a los pequeños,que entraron un poco escépticos y salieron hechos unos expertos en música lírica, y lo mejor queriendo volver.