Finalmente el Gobierno y los dirigentes del Paro Nacional Agrario llegaron a un acuerdo. Monseñor Luis Augusto Castro, que sirvió de garante de los acuerdos, dijo que el gobierno se comprometió a compensar a los campesinos por las importaciones de los productos que ellos también cultivan.

Entendiendo la imposibilidad de re negociar los tratados de libre comercio que comprometen a Colombia internacionalmente, los campesinos levantaron el paro agrario a la espera de que el próximo 12 de septiembre se convenga la protección a sus productos.

Monseñor Luis Augusto Castro, arzobispo de Tunja, que actuó como garante durante los 18 días de las negociaciones, leyó el compromiso que firmó el entrante ministro del Interior Aurelio Iragorri, esta madrugada en Boyacá.

“El gobierno se compromete a compensar a los productores agropecuarios por las importaciones de papa pre-cocida y congelada, leche el polvo de los Estados Unidos y la Unión Europea, asumiendo las importaciones de éstos productos”.

El gobierno elaboró un plan de salvaguardia para la importación de papa, cebolla, frijol, arveja, tomate, pera, leche, entre otros productos. El ministro Iragorri dijo que coordinará con el legislativo los compromisos firmados.

“Se establecerán políticas a largo plazo que no están incluidas en este plan de choque y que representarán lo que todos queremos es que los campesinos de nuestra patria puedan salir de la crisis”, dijo el nuevo ministro del Interior.

En Sabana Larga, Atlántico, el presidente Santos celebró el levantamiento del paro.

“El país por fin va a tener que dirigir la mirada hacia el campo colombiano, donde no ha sido dirigida, no por los últimos años por las últimas décadas, tal vez, los últimos siglos”, indicó.