El Gobierno tiene como mínimo tres grandes opciones para ayudar a financiar el presupuesto de 2020. Una es la venta del 51,41 % de Isagén. A precio del mercado, la nación recibiría a hoy $ 11,2 billones. El Ministerio de Hacienda ya convocó a las principales bancas de inversión para analizar, diseñar y, de ser procedente, implementar el programa de enajenación de acciones de la nación en Isagén.

La segunda posibilidad sería la venta de un porcentaje cercano al 10 % de Ecopetrol; en este caso, alcanzaría a recibir cerca de doce billones de pesos o más dependiendo del momento de la operación.

Finalmente, el Gobierno cuenta con participación en 107 empresas que podrían valer cerca de $ 170 billones. Una de ellas es Telefónica, empresa que le dejaría ingresos por la venta por cerca de $ 2,8 billones. A esto se le sumarían alrededor de dos billones después de avanzar con la nueva holding financiera y unos cuantos billoncitos más si se venden electrificadoras u otros activos más pequeños.

Hay que esperar qué salen a vender para ver si yo me le mido a comprar un nuevo paquete de acciones de Ecopetrol, una participación en Isagén o si me vuelvo dueña de un pedacito de una electrificadora.