La decisión del fiscal ad hoc Leonado Espinoza, de ponerle fin a los preacuerdos que les había prometido la Fiscalía, pone en riesgo la continuidad de su colaboración pues no les brinda,  según la defensa, las garantías para seguir entregando información privilegiada sobre el proceso.