El fiscal Martínez Neira ha desafiado dos de los puntos acordados en La Habana. Según él, es necesario reactivar la fumigación de cultivos ilícitos, pero los acuerdos hablan de erradicación manual y voluntaria.

El otro punto es la jurisdicción especial de paz para el juzgamiento de los delitos de guerra, al que, según dijo el Fiscal, no tendrán que comparecer los financistas de la guerrilla y los paramilitares, si dicen haber sido extorsionados.