La Fiscalía General de la Nación abrió una investigación por los hechos que rodearon el derrame de crudo en las inmediaciones del pozo La Lizama 158, operado por Ecopetrol.

Un fiscal del Eje Temático de Medio Ambiente será el encargado de adelantar las averiguaciones para establecer si hubo alguna irregularidad para prevenir el incidente, y el daño al medio ambiente en la región de Santander.

El ente acusador abrió la indagación por el delito de contaminación ambiental, por lo que una comisión de investigadores se desplazará hasta la zona para documentar las acciones tomadas por Ecopetrol y las autoridades ambientales ante el derrame que afectó a la fauna, la flora, las fuentes hídricas, y a los propios habitantes de la zona.

La Fiscalía buscará entrevistar bajo juramento a los encargados del manejo del pozo.

Paralelamente, la Procuraduría General de la Nación también adelanta una indagación por estos hechos, y solicitó un informe de las medidas preventivas iniciadas por la petrolera para detener el afloramiento de hidrocarburos en la zona y sus alrededores.