La Fiscalía decidió anular las notificaciones en el proceso contra el ex senador Luís Humberto Gómez Gallo, porque un error de procedimiento estaba a punto de impedir la apelación de la Procuraduría, que ha insistido en que el senador conservador debe volver a la cárcel.

El ex congresista Luis Humberto Gómez Gallo estuvo a punto de lograr que la absolución en su favor por los posibles nexos con los paramilitares del Tolima quedara en firme.   En la decisión que fue cuestionada por la Procuraduría, la Fiscalía descubrió esta semana un error de procedimiento que favorecía al ex parlamentario.

El día en que el fiscal delegado ante la Corte Suprema, Julio Cesar Martínez, precluyó la investigación, la decisión fue notificada dos veces: la primera directamente a las partes y la segunda, por edicto.

La notificación por edicto amplió los términos de ley, lo que le permitió a la Procuraduría apelar y sustentar el cuestionamiento de una decisión que a su juicio no fue debidamente estudiada.

Pero si la Fiscalía estudiaba la apelación de la Procuraduría sin tener en cuenta el error de la notificación, la absolución de Gómez Gallo hubiera quedado en firme.

Para no dar espacio a una absolución por un error jurídico los fiscales que conocen el caso declararon la nulidad del procedimiento de notificaciones y ordenaron que se vuelvan a realizar.

Es decir que ahora le corresponde al Fiscal Julio Cesar Martínez volver a notificar la preclusión, para que a su vez la Procuraduría vuelva a presentar la apelación y se inicie de nuevo el estudio de la segunda instancia.

Y de paso la Fiscalía determine en segunda instancia y sin errores de procedimiento, si Gómez Gallo fue debidamente investigado y no tiene nexos con paramilitares o con el extraditado narcotraficante Eduardo Restrepo Victoria, alias El Socio.