La filtración de información sobre las guerras intestinas de la Fiscalia, en septiembre de 2006, fue la primera salida de un funcionario de esa entidad por la publicación de información clasificada y de paso dejó en evidencia una batalla sin cuartel entre la entonces directora de asuntos internacionales María Fernanda Cabal y su corte, contra la directora del CTI Marilú Mendez.  

La primera batalla, la ganó Maria Fernanda Cabal, ya que tras la salida del psíquico Armando Martí, salió el entonces vicefiscal Armando Otálora, quien al parecer estaba al lado de la directora del CTI.   Cinco meses después, en marzo de 2007, estalló otro escándalo.

La DEA se quejó ante el Fiscal General Mario Iguarán, de que seis extraditables se fugaron porque alguien de la Fiscalia les filtró información privilegiada.  

El escándalo le costó el puesto a la directora de Asuntos Internacionales, María Fernanda Cabal. Seis meses después, en septiembre del mismo año se filtró una conversación de la directora del CTI con un militar que trabajaba en inteligencia del Ejército, quien mantenía conversaciones telefónicas con Hugues Rodríguez Flórez, otro extraditable.  

Inmediatamente se conoció otra en la que hablaba la entonces fiscal de lavado de activos Sara Magnolia Salazar, de los afectos de María Fernanda Cabal, con el coordinador de la Unidad de Lavado de Activos William Soto.  

Publicidad

Esta semana también por posibles filtraciones de información privilegiada al gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, cayó otra fiscal, de la línea de María Fernanda Cabal, se trata de la Delegada ante la Corte Suprema, Marta Luz Hurtado, la fiscal que metió a la cárcel al ex gobernador de Cundinamarca, Pablo Ardila, y al ex senador Álvaro Araújo.  

Hoy el país no sabe quién le filtró la información a los seis extraditables que se fugaron, tampoco que hacía el interlocutor de la directora del CTI hablando con otro extraditable, y menos de qué ministro, ni a cual plan se referían Sara Magnolia Salazar y el ex coordinador de Lavado de Activos y si de verdad alguien le filtró