La Fiscalía y las autoridades de salud de Medellín practicaron un allanamiento en que descubrieron mujeres extranjeras que se recuperaban de cirugías estéticas en una casa del barrio El Poblado, que funcionaba bajo la fachada de hogar geriátrico.