Los investigadores de la Fiscalía continúan tras la pista del presunto pago de coimas tras la adjudicación de las obras del Interceptor Tunjuelo Canoas durante la Administración de Samuel Moreno. Contrato que fue entregado a un consorcio del que hacían parte los brasileños de Odebrecht.

La supuesta coima que ascendería a los siete millones de dólares habría sido repartida entre funcionarios de la administración Moreno, subcontratistas y ahora los investigadores tienen en la mira a concejales y exconcejales de la ciudad, algunos ya investigados por hechos relacionados con el Carrusel de la Contratación.

Los investigadores de la Fiscalía quienes ya estuvieron en busca de pruebas y documentos en el Acueducto y en las oficinas de Odebrecht y CASS Constructores de la familia Solarte y socios de los brasileros en este contrato, recogieron también información en las oficinas de Orlando Fajardo contratista del Acueducto durante el gobierno de Samuel Moreno y en la oficina de Andrés Cardona, quién ha sido señalado por testigos del Carrusel, como el hombre que manejaba la contratación en el Acueducto de Bogotá en ese entonces.

El 22 de Octubre de 2013, Emilio Tapia, condenado por el Carrusel de la Contratación aseguró en declaración juramentada que Cardona influyó en la modificación de los pliegos de condiciones en la licitación del Interceptor Tunjuelo Canoas y también mencionó al exsecretario General de la Alcaldía Yuri Chillán quién tendría un listado de Concejales que habrían sido beneficiados con contratos en entidad.

Publicidad

Odebrecht ganó este contrato por 234 mil millones de pesos en 2009, luego de los otros dos oponentes resultaran descalificados, por inconsistencias en la documentación aportada.