Los técnicos de la Fiscalía no encontraron signos de sabotaje en su revisión al cuarto de máquinas de la represa Guatapé, cuyo cableado se quemó hace dos meses en una revisión técnica.

El informe también anota que la inspección sólo pudo hacerse dos meses después cuando toda la escena estaba alterada por reparaciones locativas.