La Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional realizaron operativos de incautación de bienes en Antioquia, Tolima, Norte de Santander, Valle del Cauca, Córdoba, Risaralda, Magdalena y Bogotá.

La Dirección Especializada de Extinción de Dominio de la Fiscalía impuso medidas cautelares a 120 propiedades y cerca de 1.000 semovientes entre porcinos, bovinos y equinos, de los que se demostró su origen ilícito y estarían a nombre de testaferros y familiares de cabecillas del “Clan del Golfo”, la estructura criminal “Cordillera” y los hermanos Castaño Gil.

Los bienes están avaluados en $120.000 millones y fueron incautados por personal de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional (Dijín), y quedarán a disposición de la Sociedad de Activos Especiales (SAE).

En el caso de “Cordillera”, los bienes que fueron requeridos ascenderían a $45.000 millones. Los operativos se hicieron en Medellín (Antioquia), Pereira (Risaralda) y Santa Marta (Magdalena).

Entre los bienes confiscados están 32 inmuebles como apartamentos lujosos con sus respectivos parqueaderos y depósitos en sectores exclusivos de Medellín, siete vehículos, tres sociedades y un establecimiento comercial. Sobresalen dos hoteles, el Palma Blanca del Mar ubicados en el sector de El Rodadero, en Santa Marta; y otro localizado en el barrio El Poblado, en el suroriente de Medellín.

Cabe destacar que, la Fiscalía y la Policía continúan con el rastreo de los bienes que los hermanos Fidel, Vicente y Carlos Castaño Gil, fundadores y jefes de las extintas autodefensas en Urabá y Córdoba, dejaron en manos de familiares y amigos.

Los bienes confiscados están avaluados en $25.000 millones, están ubicados en Segovia, San Pedro de Urabá, Arboletes y Amalfi (Antioquia); Tierra Alta y Montería (Córdoba); y Bogotá.