La Fiscalía tiene para la identificación de los restos de los desaparecidos la misma tecnología que el instituto Smithsoniano utiliza en Washington para estudiar los fósiles de dinosaurio.