Hoy Ecuador dio a conocer un informe forense sobre los cuerpos encontrados en el campamento del cabecilla Raúl Reyes. La primera conclusión es que se descarta que alguien haya muerto por disparos a quemarropa, como lo informo inicialmente el gobierno ecuatoriano.

Eso es verdad y  confirma que la operación no tuvo disparos a corta distancia por la espalda. Sin embargo el mismo informe forense asegura que no hay pruebas de que haya existido combate. según los legistas ecuatorianos, no hubo fuego de parte de las FARC.

El informe forense entregado por el departamento médico legal ecuatoriano señala que las personas que murieron en el campamento de Raúl Reyes, fallecieron por el impacto directo de las bombas y proyectiles de distinto tipo, y por las heridas causadas por la onda explosiva, es decir, por la metralla y las esquirlas de las bombas.

Una versión preliminar de las autoridades ecuatorianas aseguraba que los cuerpos tenían impactos a quema ropa, o tiros de gracia, versión que fue descartada por los médicos legistas, que aseguraron que “no hay disparos de contacto a corta distancia”. Pero el informe médico legal desechó la versión del combate y afirmó que las muertes se produjeron por el bombardeo. es decir, dejando sin fuerza la teoría que señalaba que el ejército había entrado a territorio ecuatoriano respondiendo a un ataque de las FARC. lo que habría permitido la persecución en caliente.

Ecuador siguió enviando refuerzos militares a la frontera y pidió hoy a Colombia a través de la embajada Argentina que representa sus intereses, mientras se reanudan las relaciones diplomáticas entre los dos países, que sea esclarecida la identidad del que en un principio se pensó era Julián Conrado, para determinar si es o no un ciudadano ecuatoriano.