Con el mismo protocolo que se debe alistar para registrar un  cuerpo sin vida, a un agente de la Fiscalía le correspondió identificar que la mano que llegó a Pereira era realmente la del rebelde muerto por su propio jefe de seguridad.

“Estaba monitoreado todo el grupo y eso llevo a los resultados que tenemos”.

Una vez comprobados los registros dactiloscópicos se pudo determinar que realmente si era la parte final del brazo de Manual Jesús Muñoz Ortiz, “Iván Ríos”.

“Estuvimos monitoreando unas líneas desde el último semestre del año inmediatamente anterior a través del grupo de inteligencia de la dirección del CTI”.

Las comunicaciones de “Iván Ríos”, estaban siendo monitoreados desde noviembre del año pasado y se determinó que el guerrillero acostumbraba a pedir pantaloncillos costosos, camisas importadas, arroz y verduras que comenzaban a escasear desde hace dos semanas.

“Un fiscal del CTI inició la investigación y  a partir de ahí se comenzaron a conocer datos de la vida real de “Iván Ríos”.

Publicidad

Uribe invitó a las FARC a iniciar un proceso de diálogos con su gobierno o de lo contrario seguir siendo perseguidos por las autoridades.

“Las FARC deberán hacer un alto en el camino  y pensar en la paz”.

Iván Ríos y su mano serán sepultados por aparte, porque aunque se trata de la misma persona, el hecho de haber sido entregada por alias  “Rojas”, de esa manera, obligó a iniciar dos procesos distintos por las circunstancias que rodearon su muerte.